DECÁLOGO #1

Ayudar a nuestros clientes a obtener resultados es la única fórmula que conocemos para que también nos vaya bien a nosotros.

DECÁLOGO #2

Nunca acudimos a una presentación sin llevar, por lo menos, un 30% más de lo que el cliente espera de nosotros.

DECÁLOGO #3

Para hacer cosas diferentes hay que pensar diferente. Sólo así podemos superarnos día a día.

DECÁLOGO #4

No nos avergüenza decir que antes que publicitarios somos vendedores.

DECÁLOGO #5

Nos gusta trabajar sin perder la perspectiva. Por eso ayudamos a nuestros clientes a fijar los objetivos de cada proyecto.

DECÁLOGO #6

Sabemos lo que cuesta nuestro trabajo, por eso nunca cobramos más de lo que vale (ni menos).

DECÁLOGO #7

Entendemos la relación cliente-agencia como algo duradero. Por eso nos esforzamos en enamorar con cada trabajo que realizamos.

DECÁLOGO #8

Tenemos comprobado que trabajando con una sonrisa, los resultados siempre son más satisfactorios para ambas partes.

DECÁLOGO #9

Vendemos de todo menos humo. Si nos comprometemos con algo, estamos obligados a cumplirlo.

DECÁLOGO #10

Nos encanta la creatividad, pero sólo si está justificada para conseguir los objetivos de cada campaña.