Una carta que en lugar de acabar en la papelera, acaba plantada. Campaña para Eroski con papel especial de semillas. Nos gusta que nuestros trabajos tengan vida y se conviertan, por ejemplo, en una bonita planta.