Ni en vacaciones descansamos. Sobre todo cuando vemos algo que nos gusta. Cartel ad-hoc de Netflix para los calores de Mojácar.